Mónica Bertolino: “la importancia de generar espacios para debatir y contribuir”

Portadora de una elevada sensibilidad y de una actitud comprometida, es reconocida y valorada por destacados críticos y referentes de la profesión en nuestro país y en el extranjero. Ha sido nominada a múltiples premios internacionales y ganadora del Premio Konex 2012, del Vitruvio del MNBA y del BIAU entre otros. En varios pasajes de la entrevista habló en plural, incorporando y transmitiendo lo trascedental de la figura de su compañero de vida y profesión, Carlos Barrado, y de la dupla que lideran desde 1982. Desde hace unos años y progresivamente en el tiempo, se han integrado al estudio los arquitectos Agustín Rovaretti, Lucía Barrado y Gonzalo Barrado, aportando nuevas dinámicas e intereses.

Mónica Bertolino

“Creo en la arquitectura como un fenómeno complejo, como una integridad en la cual convergen distintas esferas del pensamiento (el arte, el oficio, lo conceptual, lo filosófico, lo cotidiano) cuestiones de tiempo y época, de lugar y también de inquietudes personales”.

Interpelar y debatir han sido las bases sobre las cuáles Bertolino no solo ha desarrollado su profesión sino el resto de sus múltiples intereses. De lo que se trata, para ella, es de “discutir lo establecido, mirar distinto lo que nos rodea y sus potencialidades, salir de clichés, sacar provecho de lo cotidiano”, explica.

“Buscamos belleza como rabdomantes.
Una belleza que no siempre está en lo habitualmente consensuado o aceptado como bello”

Lo exploratorio, ligado al contexto de pertenencia en toda su complejidad, ha sido el sesgo de su actividad desde los comienzos.

Granja educativa en Capilla del Monte.

“A veces he explorado a través de objetos o instalaciones. De esas exploraciones en objetos, o con materiales, surgieron otras lógicas de uso u otras estéticas. Por ejemplo el trabajo con hierro de obra y la pasarela peatonal en Las Varillas”

Pasarela peatonal en Las Varillas.

La docencia la concibe como una esfera que extiende, compromete y retroalimenta la actividad profesional y, en ese marco, la ejerce en Córdoba y la ha ejercido en universidades de Latinoamérica y el mundo. En la misma línea cofundó RedSur, como un soporte de intercambios profesionales y académicos.

El arte y la poesía ocupan un lugar protagónico en su cotidianeidad.

“Tienen un carácter revelador, anticipatorio. Entrar en esas esferas me acerca a una dimensión de búsqueda y de mayor claridad. La pintura o el dibujo me han servido siempre para extender el pensamiento, la indagación y desde allí volver a incidir en la arquitectura, o en lo urbano o en lo paisajístico”

Atrapado en las redes, de la serie Modulor contraataca – Mónica Bertolino

La obra bisagra, uno de sus más importantes trabajos y que le supuso mucho reconocimiento fue el Jardín Botánico de la ciudad. El mismo expuso la oportunidad de visibilizar una discusión de tiempo. Un reclamo hacia una arquitectura más relacionada con nuestro medio de producción, con nuestra mano de obra, privilegiando el contexto de pertenencia sin negar el contexto universal.

Jardín Botánico de Córdoba

“Escribí mucho acerca de esto y, lo que parecían voces dispersas, terminó por construir un capítulo importante de validación de la producción ligada al contexto de pertenencia, o “situada”. Con acentos distintos o particulares, pero con el mismo factor común”

Una ciudad. Elegir una, fue quizás, el desafío que más le costó ya que la ciudad en sí, como fenómeno complejo y múltiple la maravilla y ha tenido la oportunidad de recorrer muchas de ellas en todo el mundo, e incluso de vivirlas durante algunos períodos.

“Las ciudades te van enamorando y no a primera vista, sino al vivirlas en su enjambre, en la interacción entre sociedad, cultura, geografía, en sus espacios, sus tempos. Ciudades que ofrecen capas de historia, ciudades que ofrecen una geografía, capas culturales complejas, o identidad compleja, o que son el cruce del pensamiento y acciones contemporáneas”

Casa del estudiante, Ciudad Universitaria

Nombró a Estambul, con su complejidad y sus sonidos; a Cuzco con sus capas; a Quito con su belleza; a Manhattan con su diversidad. A Sao Paulo, Buenos Aires, Madrid, Montevido y Roma. Pero se detuvo en la que le quita el sueño, su favorita, para la cual trabaja y por la cual se preocupa especialmte : su Córdoba. “Amo Córdoba y sufro cuando veo el deterioro de sus espacios, la marginalidad creciente. Ojalá se pudieran mantener procesos de cuidado y gestión”.

Inspiradores. A Mónica la inspira la naturaleza, las ciudades, la propia arquitectura, el arte en general, la realidad y lo que nos rodea; el proceso de dibujar, escribir o hacer un objeto, el intercambio con colegas, las materias en sí: “verlas, tocarlas, sentir su aroma”.

“Buscar la poesía que alberga lo cotidiano. Provocar una mirada diferente sobre lo mismo, aquello que vemos a diario”

Casa HV, Alta Gracia

Una obra o un diseño. Bertolino se conmueve, en general, con las obras que tienen varias capas de lectura y fuerte carácter sensitivo. Y en esa dirección expresa la dificultad de acotarlo a una. Sin embargo destaca al SESC Pompeia de Lina Bo Bardi. “Había conocido esta obra mientras estudiaba el posgrado en el Instituto de Historia dirigido por Marina Waisman y cuando la pude recorrer mantuvo en mí esa emoción”. Santa Sofía, el Pantheon de Roma, La Alhambra y las construcciones mayas e incas también formaron parte del ejercicio.

“Las obras de la Escuela de Talca, por la radicalidad de la propuesta académica en coherencia con su contexto de pertenencia, me emociona”

Un material. Aunque primero piense en la materia y luego en el material, elige el hormigón por su ductilidad, su carácter estructural y sus posibilidades sensitivas.

Casa LL, Santa Ana – Córdoba

“Buscar mejores equilibrios entre materiales, mano de obra y medio ambiente, es imprescindible”

Próximos desafíos / Un deseo. “Hay mucho por hacer y desafiar y, en ese marco, desearía que hubiera más oportunidades de contribuir a la ciudad, a la sociedad”

“La potencia del vínculo entre Universidad-Ciudad-Sociedad que pude reconocer en los trabajos de proyección social fueron muy reveladores. En el marco de la Universidad, y en plena interacción con los vecinos, conocimos un grupo de mujeres extraordinarias: albañiles, madres, jefas de centro de jubilados, preocupadas por mejorar los espacios de la vida cotidiana para los ancianos, para los jóvenes. Hay mucho por hacer, sin dudas”

Espacio público Las Luisitas, Córdoba

El mundo post Covid 19. Interpelada acerca del particular escenario actual, la reconocida arquitecta habla de un “escenario distópico, tantas veces presagiado en la literatura y la ficción cinematográfica, que nos hace ver la fragilidad de nuestra humanidad y pone en jaque una vez más todo “progreso”- determinista positivista- y sus efectos”

Mónica Bertolino

“La situación pone de manifiesto aspectos que ya demandaban atención, en muchas escalas, y que hoy se hace imperativo abordar con compromiso firme.
La falta de viviendas, de infraestructura, la habitabilidad y calidad de los espacios construídos, la condición de los espacios públicos, el rol de la naturaleza, la condición del ambiente. Ojalá impulse reflexiones críticas sobre el accionar y promueva respuestas con compromiso para su reparación”

Carolina Samamé para Ferrocons

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra