Estudio Echaniz Gallo: Arquitectura, arte y vanguardia

Flavia Echaniz y Guillermo Gallo son arquitectos y los protagonistas de una dupla cuya potencia se filtra por todas partes.
Desbordantes de energía y apasionados por lo camaleónico de la profesión que eligieron (y que ejercen juntos desde hace más de 16 años) manejan una complicidad casi fraternal.

Flavia Echaniz y Guillermo Gallo
La mirada vanguardista de Flavia, una incansable buscadora de nuevas tendencias se complementa con un Guillermo ocurrente, ordenado y portador de un humor exquisito. El arte los atraviesa, los une y los impulsa en esta sociedad que comenzaba a principios de 2004 y que los encuentra siempre ávidos de nuevos desafíos. A los 8 años un Guille autodidacta despuntaba su pasión cuando dibujaba, a su corta edad, el Rockefeller Center de NY. Ese fue el puntapie que motivó a su abuela para inscribirlo en la Academia Provincial de Bellas Artes donde continuaría desandando el camino de la creatividad y esbozando ciudades en papel a lo largo de su vida. Para Flavia, hija de arquitecta e ingeniero, su primer accidente doméstico fue con una trincheta y disfrutaba más dibujar y construir la casa de las muñecas que jugar con ellas. El camino parecía estar marcado para ambos.

“A un restaurant muy conocido de zona norte de la ciudad le hicimos un cuadro entre los dos y fue la primera vez que pintamos juntos. Fue una necesidad particular del cliente. Le dijimos que le haríamos todos los cuadros del restaurante pero que a uno lo íbamos a intervenir nosotros. Hicimos todo digital y uno lo intervenimos con acrílicos y gesso. En la facultad, en post de hacer todo lo que te piden, perdés un poco eso del artista. Con estas cosas lo recuperamos y tenemos esa impronta de generar algo distinto. Sobre todo al dedicarnos mucho a la arquitectura comercial y corporativa, sumamos y aportamos un plus desde lo artístico”, explica Guillermo y Flavia agrega: “hacemos arquitectura corporativa más allá de lo netamente comercial. Intentamos darle sentido a la marca, en este caso (el del restaurante) con los cuadros la intención era darle respuesta a qué era República como concepto. Lo pensamos y lo ejecutamos transversalmente: en la papelería, con la carta, con el mobiliario. La esencia es darle identidad a la marca”

Cuadro intervenido para el Restaurante República

La experiencia Toyota

“Nos consideramos facilitadores en diseño y representamos a nuestros clientes en esa área que suele ser muy delicada. Proponemos soluciones viables, que queden estéticamente bien pero que sean factibles, posibles económicamente y funcionales, como los jardines verticales de Centro Motor. Esa intervención fue tan exitosa que marcamos una tendencia y un estándar de como debían ser los concesionarios.

Centro Motor Toyota

A partir de eso nos convocaron para realizar “el manual de desarrollo de los concesionarios Lexus” (marca premium de Toyota) para toda Latinoamérica y Caribe.

Manual Lexus

Es buscar cómo queremos que la empresa se muestre para afuera y para adentro, es la identidad de marca y eso implica pensar lo micro y lo macro: como tiene que ser el espacio, los ingresos, los materiales, el equipamiento, la ubicación del mismo, la iluminación, el asoleamiento, la decoración, el vínculo que deben tener los espacios de espera con los talleres. Todo”

(Flavia)

Centro Motor Toyota sucursal Monseñor Pablo Cabrera – Ph: Gonzalo Viramonte

La cuestión sustentable
“La sustentabilidad va más allá de ser ecologistas. Nosotros hemos diseñado edificios que son económicos de mantener en cuanto al nivel de costo de expensas y eso también lo hace sustentable. Sustentabilidad es también pensar el tipo de conexión eléctrica, la funcionalidad de los espacios, la instalación de paneles solares. En Centro Motor por ejemplo, diseñamos los lavaderos de los autos que reciclan el 100% del agua para reutilizarla” (Flavia)

Complejo Los Carolinos

“Hoy con la pandemia la capacidad de mutación de las empresas significa el éxito o no. La espacialidad tiene que acompañar eso. Que los espacios sean flexibles, que puedan mutar, poder reformar un lugar de forma que los costos no sean significativos en tiempo ni en las finanzas. Eso también es ser sustentables”

(Guillermo)

Inspiradores
G: Norman Foster que es un arquitecto inglés. Lo admiro por cómo fusiona las estructuras, los materiales y la sustentabilidad en el diseño, además le dio una dimensión empresarial a su estudio de arquitectura.
F: Frank Gehry por la búsqueda de los materiales vanguardistas, la armonía de las formas, el juego de volúmenes, sin olvidar funcionalidad y su interacción con el medio ambiente.

Una ciudad

Nueva York.
“Me encanta el uso que hacen los neoyorkinos del espacio público y cómo se apropian de ello. Un claro ejemplo es el High Line, un lugar que estaba en desuso y del cual generaron un parque lineal en conjunto con los vecinos que hacen el cuidado del mismo.
Santiago de Chile también ha empezado a hacer y trabajar el uso de los espacios públicos. Me gusta el orgullo de hacer la torre más alta de Latinoamérica en una zona sísmica”
(Guillermo)

Nueva York.
“Se va transformando permanentemente. Siempre tiene algo nuevo para mostrarte, evoluciona de una manera fantástica”
También me conmueve Venecia, que está como suspendida en el tiempo, que te transporta 100 años hacia atrás. Eso es la fuerza de la ciudad.”
(Flavia)

La Pandemia
Ante lo desconcertante del escenario planteado allá por marzo, Flavia y Guillermo se definieron rápidamente por tomar lo positivo, capacitarse, actualizar los canales de comunicación, repasar cuestiones vinculadas a la planificación y a la visión del estudio; todo ello en paralelo a la adaptación al home office. Flavia se volcó al estudio de la neuroarquitectura y Guillermo optó por una maestría en Gestión de Proyectos.

Oficinas Sveltia

“Nos empezamos a interesar por lo que iba a quedar después de la pandemia, a adelantarnos, ver las tendencias y qué respuestas podíamos dar nosotros como estudio”, cuenta Guillermo y Flavia agrega: “creo que tenemos que ver cómo vamos a vivenciar los espacios: los de la propia vivienda, el lugar de trabajo o los espacios públicos. Por lo menos desde la neuroarquitectura, el foco está en cómo te sentís, cómo los vivís, cómo vas a hacer espacios sanos, saludables; los espacios verdes, la posibilidad de tener una huerta propia, por ejemplo. En el trabajo la posibilidad de tener espacios abiertos. Creo que cuanto más camaleónicos seamos más oportunidades de superarnos tenemos”.

Fundación Avenir

Próximo desafío
“Estamos desarrollando un edificio que tiene aterrazamientos con uso de energías renovables. Nadie quiere estar encerrado, que el espacio exterior participe en el interior es otra vivencia. Por suerte las empresas están abiertas a nuevas experiencias, actualmente estamos construyendo una fábrica para una empresa de tecnología médica. Con ellos ya hemos realizado otras obras, y ahora los acompañamos en el desarrollo de una planta nueva, con los preceptos que nos distinguen, diseño responsable e innovador, interpretando la filosofía de la empresa y reflejando su identidad en la arquitectura”

(Guillermo)

“Estamos trabajando en nuestra línea de arte, en estas intervenciones que muchas veces nos piden o que creamos porque nos gusta y nos divierte hacer. La idea es desarrollar una unidad dentro o fuera del estudio y poder compartirlas en diferentes lugares. Me imagino que sean muestras itinerantes. Un arte más callejero. Que toda la gente pueda acceder. Desmitificar que el arte es solo para algunos”

(Flavia)

Carolina Samamé para Ferrocons

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat