Terrazo: el de siempre pero mejor que nunca

Bajo costo y versatilidad en un material con reminiscencias del pasado que vuele a ser tendencia en Europa. Ferrocons le consultó a Mauro Barrio, de Pasto Arquitectos, sobre los secretos de este milenario material, atractivo y duradero, y le pidió algunos consejos para inspirarte.

El terrazo es un material que surge en Venecia en el S. XVI. Los constructores y trabajadores del mármol de la mítica ciudad del arte y la arquitectura, aprovechaban los trozos sobrantes de mármoles y granitos usados en la construcción de los grandes palacios y los mezclaban con arcilla para pavimentar los pisos de sus propias casas.

Con el transcurso de los años, esta técnica fue perfeccionándose ganando pulido y belleza y en los años 70 las baldosas de este material eran furor. Usadas tanto en el interior como en el exterior, su versatilidad, brillo, durabilidad, bajo costo y fácil mantenimiento las transformaron en los pisos elegidos de la época.
Hace un par de años, el uso del terrazo resurgió en Europa con tanta fuerza que se transformó en tendencia. Hoy la base cementicia se tiñe de los más diversos colores y se mezcla con mármoles, piedras, resinas, cristales, bronces o aluminio, para conseguir una estética variada y sumamente atractiva. Mauro Barrio de @pasto.arquitectos está planificando utilizar este material en sus nuevos proyectos y nos cuenta los secretos de este compuesto versátil y encantador.


“Como muchas de las tendencias que se construyen en base a rescatar materiales usados antiguamente, el terrazo vuelve reinterpretado”, explica Mauro. “La movida que surgió el año pasado en varios países de Europa, tiene que ver con jugar con los colores de la base del terrazo y con las formas y tamaños de las piedras utilizadas. Por ejemplo, si usamos una base de cemento blanco, buscamos contraste con colores o piedras de una personalidad más fuerte. Podemos utilizar piedras raras o resinas de colores”.

Producción artesanal
“En cuanto al proceso de instalación, hay dos alternativas. La primera es la tradicional, in situ. Eso significa que el equipo colocador o el contratista trabaja en el lugar donde se ejecuta la obra. Ahí mismo se arma la masa con cemento o cemento blanco -al que se le puede agregar marmolina- y las piedras o resinas. Esta masa se vierte sobre una base, luego se gasta y finalmente se pule. El proceso de terminación puede ser pulido o lavado, según se quiera más brillante o más rústico”.


La otra manera es hacerlo con pre-moldeados. Mauro nos cuenta que “están haciendo una mesa en el taller y luego la vamos a trasladar como una pieza. La elaboración del terrazo es la misma, pero se le agrega una estructura a la masa para que tenga una cierta resistencia a los movimientos para poder trasladarla como un objeto. En los dos casos el proceso es el mismo: se prepara la masa, se la vierte sobre un molde y después se gasta y se pule de acuerdo al gusto de cada uno”.

Versatilidad y protagonismo
El terrazo es un material duro, resistente, muy fácil de mantener y muy resistente a la humedad. Estas características lo hacen ideal para ser usado en baño y cocina. Sin embargo, la tendencia más fuerte es usarlo en objetos de diseño. Podemos encontrarlo en sillas, bañeras, lámparas, jarrones. “Como si fuera poco, también lo he visto como textura de telas. Hay varias telas que reproducen el terrazo. La verdad es que tiene mil posibilidades por su capacidad y su bajo costo”, nos comenta Mauro Barrio.

Respecto a la combinación con otros elementos de diseño, Mauro nos advierte que “tal como se usa actualmente, el terrazo tiene mucha personalidad porque en su construcción se combinan colores y formas extravagantes. Por eso siempre va acompañado de materiales muy sencillos, en colores claros como blancos o grises, para generar contraste, porque el protagonista en este caso es el terrazo”.

Con estilo cordobés
Le consultamos al arquitecto de @pasto.arquitectos dónde podemos encontrar especialistas y colocadores de este material en Córdoba y nos comentó que “en nuestra ciudad lo que conseguimos es gente que fabrica el terrazo de manera muy tradicional. Generalmente, con cemento gris y piedras locales. Lo cual está bueno porque le da la originalidad de lo local ya que están hechos con piedra cordobesa. Pero nuestra intención es ir un poquito más allá. Por eso estamos trabajando con los proveedores en equipo, para ir armando nuevas alternativas entre todos. A lo que ellos saben sobre el sistema constructivo nosotros le realizamos aportes desde el diseño y tendencias en nuevos materiales para estar con un pie puesto en la tendencia y la moda y otro pie sobre la realidad de córdoba”.


“Por ejemplo, ahora estamos armando masas con una base de cemento blanco con piedras locales muy bonitas que dan resultados muy buenos. Lo estamos desarrollando y tratando de correr la línea de lo tradicional a lo novedoso desde el diseño. Estamos trabajando con mini-muestras para probar cómo queda y luego utilizarlas en objetos de diseño como mesas y mostradores”, nos relata.

Diseño, sustentabilidad y color se unen en el terrazo para plasmar propuestas muy actuales con un aire retro. En pisos, paredes, mesadas, muebles y objetos de diseño, este material vuelve a lucir en todo su esplendor. De bajo costo y gran versatilidad, esta tendencia llegó para seducirnos y llenar los espacios de color y extravagancia.

Carolina Samamé para Ferrocons

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat