VERDE QUE TE QUIERO VERDE, LAS VENTAJAS DE UN TECHO VIVO

La concentración de la vida en grandes ciudades enfrentó a la humanidad a pensar en una arquitectura sustentable, de menor impacto ambiental. El verde es esperanza, pero también oxígeno y recreación. Son cada vez más las personas que eligen vivir en espacios donde la naturaleza puede aflorar con su ímpetu y energía vital. La opción por un techo vivo es una tendencia que se impone cada vez más, tanto para edificios como para construcciones bajas. En esta nota, Ferrocons te presenta sus ventajas y cuidados.

Waldspirale, un complejo residencial en Darmstadt, Alemania

Así como en algunos países europeos se utilizan los techos o terrazas verdes para combatir la contaminación ambiental en las áreas más densamente pobladas, en el año 2019, la ciudad de Córdoba reglamentó la ordenanza que exige techo verde a los edificios que tengan terrazas que supere los 400 m2.

City Hall Rooftop Garden en Chicago.

Esta iniciativa, que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, puede ser una opción para casas particulares y edificios privados pero también para construcciones comerciales o públicas, sustentables y amigadas con el medioambiente

NOS SOBRAN LOS MOTIVOS

La bio arquitectura busca optimizar la relación entre los recursos naturales y los sistemas de edificación para mitigar los efectos del crecimiento urbano. Fenómenos como la isla de calor urbano y el efecto invernadero se reducen hasta en un 40% gracias a los techos verdes y los jardines verticales.

El Fukuoka Building en Japón, alberga oficinas públicas y privadas, un teatro, un museo y un salón de exposiciones.

Los beneficios para quienes eligen una cubierta viva son recreativos, estéticos, ambientales, sociales y económicos. Las ventajas directas son la aislación térmica, la aislación acústica, la mitigación del impacto del agua de lluvia y el incremento de la vida útil del techo. Por estos motivos, en ciudades como Alemania más del 10% de la población tiene techos verdes por elección.

LA MAGIA DE LA FOTOSÍNTESIS

Todos sabemos que para poder vivir necesitamos aire puro para respirar. La Organización Mundial de la Salud recomienda que en las ciudades cada persona cuente con un mínimo de 10 a 15 m2 de espacios verdes para que el entorno sea saludable. Este requisito no solo se relaciona con la preservación del medio ambiente, sino que impacta directamente en la salud física y mental de quienes viven en ella. 
Así, cada metro cuadrado de verde que sumamos a nuestra vivienda se convierte inmediatamente en reducción de dióxido de carbono, en oxígeno disponible para respirar y en mejor calidad de vida.

VERDE QUE TE QUIERO VERDE

Antes de decidir ejecutar una cubierta vegetal tenemos que asegurarnos que la estructura de la construcción que cubriremos soporte el peso que tendrá el jardín, ya que los techos verdes pesan entre 60 y 150 kg por m2. Es por esto que previo a la puesta en marcha de un proyecto deberemos consultar con un especialista en el tema.

Los techos verdes son muy versátiles, ya que pueden aplicarse en superficies horizontales o inclinadas, pero su éxito reside en un estudio previo del entorno para elegir las plantas adecuadas que sobrevivirán sin problemas al clima local.

Las capas de un techo verde convencional son: la cubierta de techo, una membrana impermeable adecuada, un sistema de drenaje del agua de riego y de lluvia, una capa filtrante, el sustrato adecuado para las especies vegetales seleccionadas, la vegetación. En el proceso de construcción, para que el proyecto verde no fracase, se debe implementar sistemas de impermeabilización y de riego adecuados que harán más fácil el posterior mantenimiento.

PARA TODOS LOS GUSTOS

El Rooftop Garden del Rockefeller Center. Atrás la Catedral de San Patricio

Una terraza se puede convertir en una obra de arte con el diseño de un jardín ornamental que combine diferentes plantas con caminos y canteros. Estos espacios son ideales para compartir buenos momentos en familia o con amigos. Tip: las plantas con flores para jardín que soportan exposición al sol también se pueden usar en las cubiertas vegetales.

La terraza verde puede también ser una excelente huerta orgánica. Si el techo es de fácil acceso, se puede planificar una estructura de senderos que delimiten parcelas en las que podemos plantar verduras y especias. Como se advirtió, debemos elegir plantas de temporada que soporten las inclemencias del tiempo.

La opción más simple, sencilla, natural y de fácil mantenimiento es recurrir a una cubierta hecha de césped, suculentas o plantas perennes.

Cada vez nos cuesta más vivir en una jungla de cemento. Permanentemente buscamos alternativas saludables y confortables que mejoren nuestra calidad de vida. La arquitectura sustentable nos tiende una mano para construir un mejor medioambiente en el que desarrollarnos. Los techos verdes se imponen como una solución para vivir en armonía y con equilibrio.

Carolina Samamé para Ferrocons.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat